La práctica habitual de deporte es, como todos sabemos, sumamente beneficiosa para la salud. De hecho, son cada vez más las personas que se animan a llevar a cabo diferentes actividades deportivas de forma periódica. No obstante, existen una serie de lesiones asociadas a la práctica de determinados deportes que es necesario tratar.

Contracturas musculares
Sobrecargas
Constusiones
Osteopatía de púbis
Elongaciones
Distensiones
Rotura fibrilar
Bursitis
Tendinopatías
Esguinces
Fascitis plantar
Epicondilitis

La fisioterapia deportiva tiene por objetivo la aceleración del proceso biológico de recuperación del deportista lesionado. Para ello, hay dos tipos de tratamientos: los preventivos (que mejoran la condición física del deportista y su rendimiento) y los lesionales (que deben realizarse tras una mala planificación del entrenamiento o tras un uso indebido de una técnica deportiva).