Las patologías vasculares suelen producirse a causa de la arterioesclerosis, que es un engrosamiento de la capa interna de las arterias. Cuando tiene lugar en las piernas, este tipo de problemas puede generar dolores parecidos a calambres al realizar esfuerzos con los músculos afectados, lo que empeora en gran medida la funcionalidad de los mismos.

En los primeros estadios de la enfermedad, el dolor se focaliza en las pantorrillas, sobre todo después de esfuerzos tales como una pequeña caminata (este dolor suele desaparecer en apenas 5 ó 10 minutos). Esta sensación se debe a la menor aportación de sangre en los músculos implicados en el movimiento. En fases más avanzadas, esta enfermedad puede generar dolor constante incluso en reposo.